lunes, 31 de octubre de 2016

42- Anuncio de Hermanos de Orión.

            14-10-2016.- 18hs.

            Buen día hermanos:
                                               Aparecemos en los cielos cada vez que los hombres necesitan alzar su mirada más allá de sus problemas terrenales. Damos señales de nuestra vida y existencia, lo que vosotros llamáis señales “OVNI” cada vez que estáis extraviados y perdidos entre las tinieblas de los más oscuros y tenebrosos pensamientos. Lo hacemos con el propósito de desbloquear vuestra ceguera.
            Vosotros, Humanidad, sois un ‘Ser Álmico Global’ en el planeta Tierra. Sois una ‘Entidad Planetaria Racial’ y cada ser humano es una célula en el gran “Organismo Humanidad”. El no comprender la esencia de esta verdad sume al ser humano dentro del individualismo y el materialismo y es esa condición a la que llamamos “pensamientos tenebrosos y oscuros”.
            La Humanidad, “el Hombre”, debe elevarse hasta ‘la conciencia grupal’, es decir, a la Consciencia de Hermandad y dejar detrás al egocentrismo. Esta es la meta principal en vuestro actual estado de desarrollo de la conciencia, la cual está todavía (en un porcentaje mayor) sumida en el sueño de la materialidad y de la sensorialidad.

            “LO QUE IMPORTA ES LA CONCIENCIA”, tened esto presente; lo decimos particularmente a aquellos que nos siguen en los cielos entusiasmados por “el fenómeno OVNI” y a los que gustan del tema extraterrestre que la ficción de vuestro mundo llevó al cenit de la imaginación. No somos seres monstruosos y violentos como vuestra cinematografía y literatura de la más frondosa imaginación infantil ha mostrado, pero tampoco somos seres angélicos, pues esta segunda óptica también es parte de vuestro trasfondo psicológico de creencias. Somos seres del Cosmos; “Conciencias” en proceso evolutivo. Tal como vosotros estáis evolucionando, también lo hacemos nosotros, solo que estamos algo más adelantados en el Sendero Cósmico de autoconocimiento y perfeccionamiento; esa es la única diferencia en cuanto al aspecto ‘conciencia’. En cuanto al aspecto racial, sí…, somos algo diferentes a vuestro tipo racial en general, aunque existen razas, como por ejemplo los hermanos Liranos y pleyadianos, que son muy parecidos a vosotros y que se podrían confundir entre vuestra civilización (pero para hacerlo tendrían que someter sus cuerpos a una densificación, por que sus vehículos son más sutiles, etéreos).
            Estáis al borde de eventos planetarios de purificación global, ya lo sabéis porque lo hemos anunciado permanentemente. Este anuncio es uno de los principales motivos de las transmisiones manifestadas por este medio. Ahora estáis todavía en un tiempo de relativa paz social, pero pronto llegarán sacudidas externas e internas que harán de esa relativa paz un caos y deberéis estar preparados.
            Alzad la cabeza ahora a los Cielos, ahora que aún es tiempo, pero no para ver “fenómenos de luces OVNI”…, sino para encontrar vuestra propia Luz Interior en los cielos del Espíritu: “Vuestra Alma”.

            Este anuncio es a viva Voz.
            Proclamadlo a los cuatro vientos…

            Toda la preparación para los tiempos difíciles que se avecinan a vuestra Humanidad la encontraréis en vuestra propia Alma. Ella os enseñará a vivir en la calma del AHORA espiritual, pero conscientes de la realidad presente y futura de Purga Global.
            Alzad vuestra mirada hasta los cielos de vuestra más interna Conciencia Crística. Hacedlo “Ahora” que aún el tiempo lo permite; y además de hacerlo, transmitid este Mensaje a vuestros hermanos de camino. Hacedlo con vuestras propias palabras si queréis, pero llevad este mensaje más allá de vuestro círculo individual. Compartid estas señales. Al hacerlo estaréis demostrando “consciencia grupal”, “Consciencia de Hermandad”.
            Nos despedimos con un abrazo cardíaco, de corazón a corazón.

Somos vuestros Hermanos de Orión,

En servicio crístico en la Tierra.



sábado, 15 de octubre de 2016

41- LOS TIEMPOS FINALES: Un llamado a la reflexión. (Fraternidades Cósmicas).


            10-10-2016.- 8hs.

            Amados congéneres humanos:
                                                                       Somos de Andrómeda, galaxia hermana de vuestra Vía Láctea. Venimos en son de paz para advertirles sobre eventos que se avecinan en vuestro planeta; eventos que tendrán la categoría de holocáusticos y catastróficos para la vida material y psicológica humana. Nosotros somos seres pacíficos, no somos “apocalípticos”, como algunos podrían pensar al ver este tipo de información, la cual nos vemos en “la obligación cardíaca” de dar, de ofrecer para que sea divulgada, porque la verdad es la verdad, pese a quien le pese, y lo cierto es que los eventos de caos y crisis que hoy vive vuestra civilización en nada se parece o siquiera se aproxima a lo que pronto llegará. Este “pronto” debéis entenderlo desde un punto de vista del tiempo racial, “generacional-racial”, no del tiempo personal (de una vida humana) porque erraréis los cálculos. No obstante, es necesaria una preparación psicológica y espiritual anticipada a lo que llegará, por eso es que otros hermanos, así como nosotros lo hacemos hoy, han entregado a través de los siglos distintas “Profecías” sobre el fin de los tiempos, para que la idea de “un final purificador” vaya entrando en la mente del hombre de superficie. Estas ideas, como toda idea capital de difícil digestión en la consciencia, deben ser sembradas y regadas para que puedan, con el tiempo, florecer como verdadera ‘comprensión’ dejando todo miedo detrás. El miedo en el ser humano, su apego a lo material y al mundo del deseo, traba toda comprensión posible de conceptos que signifiquen destrucción y cambios radicales, ya que la psiquis del ser humano siempre busca, como mecanismo natural de autoconservación “la seguridad”. Esto es bien conocido por vuestra Psicología; nosotros no venimos a recordaros conocimientos psicológicos que ya poseéis, pero el informe que damos necesita algunos fundamentos claves, y ‘la pieza psicológica’ forma parte del entramado de este mensaje, ya que “lo que llegará” impactará directamente sobre la psique humana, tomando a cada cual en el nivel en el cual esté. Por eso, ahora que todavía es tiempo de preparación y prueba antes del Fin racial, damos estos informes, para que sirvan de ayuda para la reflexión y la meditación profunda sobre el sentido real de la vida, de vuestra vida. Si estos informes sobre la cercanía de ‘los tiempos finales’ no logran un replanteo psicológico y una reavivación de la vida espiritual en el ser humano (al menos en un sector), entonces, de nada habrán servido; porque estas no son solo palabras para llenar vuestros ‘vacíos existenciales’, son realidades ciertas que vemos ya en los planos internos y que se precipitarán pronto en la manifestación material, y si no reflexionáis ahora y mejoráis vuestra conciencia, con meditación, discernimiento y entrega al Supremo Dios, estaréis en zozobra cuando los tiempos lleguen y todo sea removido definitivamente.
            Nuestra Paz se proyecta en este mensaje acariciando “vuestro Corazón de Humanidad”, un Corazón dolido por los cambios propios del crecimiento y el despertar de la Raza.
            Nuestra Paz se vierte como un Manantial de Vida y Luz por los canales humanos entregados al Sol de la Unidad Divina. Sois actores en estos tiempos de “transición planetaria” con dirección hacia un tiempo de paz y armonía que en la futura Raza se plasmará. Muchos de vosotros, como almas despiertas, llegaréis a poblar la Nueva Raza en el futuro, pero aún falta para ese evento; aún faltan los eventos de purgas psíquicas globales más fuertes y abarcativos correspondientes a lo que hemos llamado “tiempos del fin. Ese fin, ya lo veis, es un fin racial planetario, pero también es un fin de característica universal, el final de una etapa de luchas y contiendas cósmicas en este Universo Local, del cual nosotros también formamos parte. El fin racial y el fin de un ciclo universal local coinciden, por eso es que este es un evento tan especial y único.

            Meditad, reflexionad y dad cauce a estos informes para que la comprensión sobre ‘los eventos’ vaya naciendo en los corazones.
Solo os queda “respirar” y vivir con la fe puesta en el Altísimo Dios del TODO, del cual formáis parte como minúscula Partícula Divina Solar.

La “llave” y la “clave” es el Amor. No lo olvidéis nunca.
En la Paz del Padre Sol, el Sol Universal, nos despedimos, amados estudiantes.


Vuestros Hermanos Andromedanos.

---------------------------------

OTRO MENSAJE DE LOS ANDROMEDANOS






miércoles, 12 de octubre de 2016

40- EL PROCESO HUMANO Y TERRESTRE: La crisis de los Tiempos Finales y un prometedor futuro.

    Recibido el 26-07-16

           
“Mantengan la paz durante la precipitación de los eventos mundiales
de violencia, crisis, llanto y dolor”

Esta pauta ya fue dada en repetidas ocasiones en el pasado porque en ‘el espejo astral’ es claramente visible el futuro próximo de los acontecimientos mundiales, y como lectores de los registros astrales ya veíamos en el pasado lo que en este tiempo actual está aconteciendo.
No es nuevo el conocimiento de la crisis en la que se encuentra la Tierra y su humanidad, y tampoco es nuevo el conocimiento esotérico y profético (antes esotérico, es decir ‘reservado’, y ahora de público conocimiento) de la Nueva Tierra que nacerá de entre las cenizas de lo viejo y del Hombre Nuevo que se levantará como un Fénix renacido después de que la Purificación Final toque su cumbre más alta.
Ya es claro que la crisis humana  está en un punto delicado y álgido, y esto se evidencia en múltiples acontecimientos mundiales, tanto de orden social, económico, político y moral, como religioso y filosófico, y hasta geológico y climático (ya que las energías telúricas y atmosféricas también reaccionan a las emanaciones humanas).
La falta de dirección y oscuro sentido de la vida manifestado por los grupos humanos descarriados de la guía del alma produce muerte y dolor, y las naciones poderosas del mundo, lejos de ocuparse de “educar” con sensibilidad y alto sentido moral a los pueblos para evitar más muerte y dolor, enfrentan la locura con más locura al construir armas letales con el pretexto de “defensa y eliminación del terrorismo”. ¡Gran error! el que cometen los hombres que gobiernan los pueblos. No es con más violencia como la verdadera paz podrá establecerse, sino con el cultivo de ‘valores éticos universales’, transmitidos a través de la educación y con ‘testimonio ejemplar’, testimonio que no dan, precisamente, los dirigentes de las naciones de la Tierra, que para ‘el colmo de los colmos’ se hacen llamar “defensores” de derechos y “pacifistas”…

La crisis de violencia es un flagelo en la Humanidad y su causa es psicológica, por lo tanto su cura debería ser psicológica.
En primer lugar debería enfrentarse el problema entendiendo que “es un problema humano global”, no un problema solo de un sector (religioso, racial, cultural, etc.) porque ese pensamiento separatista y selectivo forma parte del problema mismo de la violencia. El abordaje de la violencia humana debe ser holístico(1); de esta manera se considerará a la humanidad como un solo organismo viviente, con muchos niveles de consciencia, sí…, pero como una UNIDAD. En segundo lugar, deberían unirse las fuerzas internacionales para idear un plan para el tratamiento del problema global de la violencia.
El tema no es simple, lo sabemos, pero jamás será solucionado si los que ostentan el poder de los gobiernos no abordan con visión inteligente y responsable este crucial asunto, dejando las inmediateces de carácter prescindible y no urgente de lado, para abordar un plan a largo plazo de curación y regeneración de la conciencia humana.
Los gobernantes de las naciones, que son quienes deberían ‘dar el ejemplo’, no están, por ahora, a la altura de las circunstancias y de las necesidades globales planetarias y humanas. Con lamentación lo afirmamos, pero la verdad es la verdad. Es por este motivo que es claro en el “plasma astral”, donde se ve en un solo instante, “como relámpago” claro y abarcativo, la cronología del pasado, el presente y el futuro, que la Humanidad se dirige hacia eventos de purgas psíquicas purificadoras difíciles y duras, consecuencia de la discapacidad operativa de los más grandes responsables que ostentan el poder ejecutivo mundial, con lo cual se somete así a los pueblos (en general) a más sufrimiento en este fin de ciclo racial.
La transición de los ciclos raciales podría no ser cruenta y dolorosa, o atenuarse la crisis, si los gobernantes decidiesen y actuasen con inteligencia preventiva y amor al prójimo y no movidos por intereses egocéntricos, como es visible hoy en la mayoría de los Jefes de Estado, salvo raras excepciones.
Cierto es que existen desenlaces kármicos globales, raciales, nacionales, etc., que determinan la manifestación de ciertas condiciones, y que, además, los gobiernos son, en cierta medida, un reflejo del estado de conciencia general de las almas humanas en su conjunto, y por eso, la razón nos asiste al afirmar que:
 “No podrá ser evitado el desplome colosal y traumático de la estructura egocéntrica y capitalista mundial, pues esta es la base de la conciencia ultra-materialista que se ha vuelto tragedia”.

La crisis humana es parte del proceso de transición evolutiva por el cual la Tierra y su Humanidad están atravesando; pero cierto es que la crisis es solo “un amargo pasaje” hacia un mundo nuevo que será establecido con el cimiento de ‘una nueva conciencia’.
Esta nueva conciencia conocerá la verdadera Confraternidad y tendrá incorporados, como ‘frutos maduros’, las Virtudes Teologales cristianas, aunque ya no será más necesaria ninguna religión para promulgarlas, porque estarán en el corazón y el alma de la Nueva Civilización Racial.

“Mantengan los estudiantes la calma durante la precipitación de los purificadores eventos mundiales. Observen con comprensión todo el proceso, sin permitir a las emociones sucumbir ante las imágenes nefastas que desfilarán una a una como parte de sucesos que se perderán en el pasado para no volver a surgir nunca más… Entiendan los estudiantes que todo lo que acontezca de aquí en más, no serán más y más hechos que pudieran parecer no tener fin…, sino que son el proceso de desenlace de una larga experiencia humana racial basada mayormente en el materialismo y en el egocentrismo, todo lo cual, llegará a su fin.”
Aún luchas y fricciones sobrevendrán en este proceso final de transición y purificación. Procurad estar bien alineados y sintonizados con vuestras almas espirituales; solo así sabréis sentir qué hacer y qué decidir ante situaciones que os toque experimentar.
Confiad en fe y esperad lo mejor, porque la futura Raza llegará…, y asentada estará su construcción sobre los cimientos éticos y solares de los adelantados del presente.

Que la Paz os compenetre y lave vuestras heridas.
Desde el Centro Aurora:

‘Vuestros Hermanos en Cristo’.


-------------------------------------------

1.       El abordaje de la violencia humana debe ser holístico: Por ejemplo, cuando alguien se enferma, digamos, del hígado, no dice “mi hígado está enfermo” mientras que el resto de mi está perfectamente sano… (aunque hay quienes piensan así, con visión desmembrada y separatista); todos los órganos del cuerpo físico conforman una unidad viviente, organizada y sincronizada, y el funcionamiento de cada órgano y glándula influye sobre los demás órganos y sistemas del cuerpo. La medicina holística toma a la salud como una integración, no solo orgánica, sino entre cuerpo físico, emociones y mente; y así, precisamente, es como se debería abordar el tema ‘salud-enfermedad’ en la Humanidad, de manera que lo que sucede en un pueblo o nación (lo que sería ‘un órgano’ del ‘cuerpo planetario’) influirá sobre las demás naciones, y así mismo, las acciones y deciciones de naciones vecinas influirán sobre otras, para bien o para mal… Por lo tanto, “el síntoma” no siempre es la evidencia de la causa del problema, debido a que la causa a veces permanece invisible u oculta, perteneciendo a “órganos vecinos”… En síntesis, el problema de la violencia, como cualquier problema humano, debe enfrentarse en forma holística, con consciencia de unidad, y nunca sectaria, para encontrar la verdadera solución, causal y perdurable.